Esta verdad es bien reciente.

El día del recital del regreso de Los Fabulosos Cadillacs en El Planetario, hace unos 10 días, un grupo de cuatro personas repartidas en las adyacencias del escenario con sempiterna sonrisa en sus rostros, repartían bolsitas de polietileno cuyo contenido, decían, eran cabellos o vello púbico del músico David Lebon.

Como se sabe, tocar el pelo de Read More →