Luis Alberto Spinetta había reclutado un seleccionado de excelentes músicos para tocar en Pescado Rabioso.

aspinetta y davies lebon

Entre ellos, a David Lebon, con paso anterior por Pappo’s Blues (donde Lebon era, simplemente, “Davies”) y Color Humano.  

Con el casi absoluto monopolio en las letras de Pescado, una mañana que recién despertaba, Luis escuchó desde el living unos acordes que consideró hermosos. Se acercó y ahí estaba David, cuyo pudor le impedía tocar sus canciones delante del Flaco, a quien idolatraba.
-“Tocala de nuevo por favor” – dijo Luis al mas puro estilo Humphrey Bogart en lugar de decir “Buen día”.
Lebón volvío a tocar la canción y cuando alzó su mirada hacia Spinetta, vio las lágrimas que le resbalaban por la mejilla.
-“Es fantástica!” –le dijo simplemente.
Luis le estaba dando asilo a David por esos tiempos, y todos los días le pedía que le tocara esa canción. Y lloraba de la emoción cada vez que la escuchaba.
Tanto insistió que, finalmente, editaron la bendita canción “Hola Dulce Viento- Mañana o Pasado”, constituyéndose la misma en el primer tema propio que David grabó en su vida. En Pescado Rabioso, claro.

Deja un comentario

Post Navigation